REFLEXIÓN 15: Competencias, conducta y actitud o viceversa

Este artículo a ha aparecido previamente en Agencia de Aprendizaje. Los que participamos en la reunión seguimos en contacto en línea y puede ser el embrión de un futuro equipo. en todo caso durante la semana que ha pasado hemos mantenido unos debates en línia también muy enriquecedores entre otras cosas por que somos diversas y tenemos distintos puntos de vista pero participamos de un objetivo común.

El otro dia estuvimos Toni y yo en una reunión en donde se produjo una agradable y enriquecedora conversación que arrancó cuando hablamos del cambio en la organización a partir de la elaboración del diccionario de competencias de la misma. En este caso nos centramos en las competencias del personal directivo.

competencias

El inicio del proceso más favorable al cambio pasa por la redacción de un diccionario propio a partir del trabajo con las partes interesadas. Entendemos por partes interesadas los grupos de personas que por si mismas o en representación de las organizaciones a las que pertenecen estan involucradas en los procesos de la entidad  como personal de la misma, como proveedor, como cliente, como usuario final o como afectado por pertenecer al mismo territorio o al mismo ámbito de actuación. En este caso se hizo mención explicita también a los sindicatos.

No se parte de cero, tenemos ya modelos de otras organizaciones y conocemos buenas prácticas en la elaboración del mismo. Grupos de trabajos por ámbitos o por interés y reuniones estructuradas y haciendo uso de metodologías de elaboración en grupo tanto presenciales como en linea, permitirán avanzar en la creación de un modelo.

Al estar involucrados desde el principio en su elaboración las personas de la organización, será un poquito más sencilla su implementación. En organizaciones más pequeñas el proceso será mucho más rápido y podremos hacer más iteraciones con facilidad. En cambio en organizaciones grandes el proceso será mucho más largo.

Es muy importante que desde el inicio también hayan estado informadas todas las personas de la organización aunque no hayan participado en la elaboración del diccionario. Cuanto más transparente sea todo el proceso mejor.

Después del periodo de debate, una vez cerrado el diccionario se hará difusión del mismo a la vez que se procederá a acciones formativas “de refresco” -dijo uno de los presentes e impulsor del proyecto- para que los afectados que ya tienen suficientes conocimientos los resituen dentro de ese nuevo marco competencial. Los habrá con suficientes conocimientos, experiencia y buenas prácticas y otros que no habrán tenido ocasión de aprenderlo o practicarlo o que nunca habrán tenido la retroinformación necesaria para la mejora conductual.

Unas acciones formativas que expliciten los contenidos de cada competencia para cada puesto de trabajo teniendo en cuenta que la exigencia de desarrollo de cada competencia varia, o no,  según el nivel del cargo.

La gran pregunta: ¿La mejora del conocimiento del contenido de la competencia más el conocimiento sobre la conducta asociada a la misma  es suficiente para considerar adquirida la competencia? No, la competencia se podrá considerar adquirida  cuando se de la misma en la situación real y de forma reiterada. Por tanto necesitaremos un proceso de evaluación que se mantenga a lo largo del tiempo.

Y otra pregunta: ¿Por el hecho de conocer la competencia y las conductas asociadas a la misma voy a ejercerla? No, con  los conocimientos adquiridos necesitaremos de una actitud y una voluntad para ejercerla. Que esté motivado para ello será clave sobretodo cuando implique un esfuerzo de cambio. También y sin que sirva de excusa, en muchas ocasiones se necesitan  recursos materiales y de tiempo.

Hasta aquí parte de mis recuerdos de esta reunión de viernes mañana. Gracias a los que estabais e hicisteis aportaciones. No os cito no para no daros mérito si no por que no se si deseáis ser citados.

Seguimos

PD.

Del tema de las competencias ya hemos hablado en muchas ocasiones en este blog y también de la gestión del cambio:

Gestión por Competencias ¿Un sistema ya superado o aun por implantar?

Competencias Digitales

Las competencias del empresario en las Mipyme

Nuevos enfoques en la mejora de las competencias

Curso de Mejora de Competencias

Anuncios

Una respuesta a REFLEXIÓN 15: Competencias, conducta y actitud o viceversa

  1. MARÍA DOLORES MENDOZA Y CORNEJO dice:

    Es importante que el personal directivo de cualquier institución este al tanto de las competencias, conductas y actitudes que deben identificar su práctica profesional. De lo contrario, su liderazgo se vera afectado en la organización de la Instución que dirige.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: