Una pedagogía para el 2014

27 de diciembre de 2013

Aunque a los organismos internacionales les encante hablar del 2020, que por cierto de cada vez está más cerca y los logros previstos cada vez más lejos, lo que tenemos más cerca es el 2014.

En el Encuentro Internacional Pedagogía 2020 organizado por el COPPIBGianfranco De Lorenzo, Presidente de la Federación Europea de Profesionales de la Pedagogía (FEPP) impartió una conferencia de en la que habló de la pedagogía en la empresa y cuál era el valor añadido que los pedagogos podíamos aportar a las organizaciones empresariales.

.Cartel2013XI_JORNADES_psicopedagogiquesPEDAGOGIA2020WEB

“Estamos inmersos en un proceso de globalización que en una determinada versión es una propuesta para estandarizar el planeta en todos los aspectos, desde el económico al cultural. Dicha globalización se basa en la interdependencia de numerosos factores que, si bien permite adquirir nuevos conocimientos y ofrecer nuevas oportunidades, también tiende a eliminar el particularismo.”

Algunos de los retos a la pedagogía son:

¿Cómo educar a la totalidad?
¿Cómo expandir nuestra conciencia de ciudadanos de un mundo global?
¿Cómo fomentar la formación de la flexibilidad, aumentar la calidad de vida, la protección de la propia identidad y la de otros en la universalidad?
¿Cómo redefinir la ética de la nueva ciudadanía en relación a la persona?

En este nuevo escenario social y cultural, cada persona deberá hacer frente a situaciones totalmente nuevas para las que sólo pueden haber competencias estratégicas. Se trata de aprender, en tiempo real, que no hay respuestas mejores, sólo respuestas que ayudan a afrontar los problemas que surgen en las diversas condiciones de vida tomando decisiones conscientes y responsables.

Es necesaria una nueva estrategia pedagógica de investigación-acción, donde la acción es un acto que tiene como objetivo generar, romper, activar, construir y no solamente poner en práctica.

Educar en tiempos de incertidumbre no significa aumentar la sensación de seguridad o el “saber”, pero hace emerger a nivel consciente la resistencia a la necesidad de evolucionar y ayudar a decidir si realmente se quiere hacer frente a la difícil tarea de …

A PRENDER A CAMBIAR

Ante el peligro de delegar la responsabilidad podemos conseguir la lógica de la consciencia y la responsabilidad. Hay que adquirir la capacidad de saber evolucionar constantemente para estar siempre a la altura de las situaciones.

El cambio y la innovación son las palabras clave

Y aprender es una necesidad

Para que se de el aprendizaje hay que garantizar la unidad del acto educativo. Para ello se necesita construir una obra compleja en la que se deberán armonizar los diferentes aspectos de acuerdo a los criterios metodológicos que nos permitan seguir la orientación pedagógica. Un acto que deberá ser construido con la presencia del aprendiz como eje central

La competencia está configurada por recursos cognitivos que rigen los procesos de acción y decisión de la que depende la calidad del desempeño Esta calidad incluye la capacidad de innovar, saber hacer frente a lo inesperado y la habilidad para seguir adelante con más conocimiento.

El reto para los pedagogos (y la mayoría de profesionales) significa adquirir una nueva forma de pensar a través de la capacidad estratégica de saber gestionar  la innovación continua y constante pasando de una cultura especializada a una cultura más general y multidisciplinar. Desde este punto de vista, hay una tendencia imparable a la profesionalización que está transformando el entorno competitivo, en el que el conocimiento vuelve a ser el centro del universo económico y social.

En un mundo donde compartir es el valor fundamental, debemos pensar y actuar de manera diferente. Ya no existe la competición individual, sino que se vuelve colaborativa, cooperativa, simbiótica, …”

Basado en la traducción del texto original de Gianfranco De Lorenzo realizada por Victòria Rodríguez Castan

De las reflexiones anteriores a hablar de

Trabajar es aprender y aprender es trabajar

solo hay un pequeño paso.

Anuncios

El Canvas Personal. ¿Una moda?

20 de diciembre de 2013

BMYcanvas Pues te despejo la duda ahora mismo. NO!!!. Llegó para quedarse. Seguidamente os paso la entrada que escribí en Agencia de Aprendizaje.  

Si te surgen dudas, si necesitas comentar algo, ja sabes… Aquí estamos!!!

“El facilitador, docente, acompañante, mentor, coach, … si es consciente de su intervención, no deja en ningún momento de ser aprendiz de su experiencia y de la de los aprendices con quienes interactua. Pero eso no debe bastarle para su desarrollo profesional. Necesita ejercitar día a día su aprendizaje con otros maestros, acompañantes, … A mi me encanta estar por la mañana de aprendiz y por la tarde de facilitador de aprendizaje. Y esto es lo que estuve, por ejemplo, haciendo esta semana pasada: Aproveche la oferta de PalmaActiva y participé como aprendiz en el curso Canvas Personal a cargo de Javier González. (Café del Marketing,  Visual Factor+i).

Javier González se define en su blog como consultor y formador como yo, aunque solo coincidimos en parte en nuestra especialización. Creo que el es más marketing y yo más desarrollo de personas.

Javier, durante las 20 horas del curso-taller, nos fue conduciendo eficazmente por el camino del“modelo de negocio personal” apoyándose en gran medida en las herramientas del libro “Tu modelo de negocio” de Tim Clark y en una presentación  de cosecha propia inspirada en  sulean startup.

Esta participación me permitió darme el lujo de dedicar todas estas horas a revisar esta herramienta (el canvas) y su cortejo de herramientas facilitadoras (la rueda de la vida, ¿quién soy yo?, la línea de vida, …)  y a la vez, como ejercicio, revisar mi modelo de negocio personal aunque, ahora me doy cuenta, me centre mucho más en el modelo de negocio que tenemos en  Agencia de Aprendizaje, la empresa que tengo con Toni, olvidándome de algunas facetas de mi desarrollo personal. La suerte es que mi modelo personal y el de Agencia están alineados y por tanto el error no es grave.

En la primera fase, con las herramientas que he nombrado, al final resulta que hemos hecho un importante análisis de nosotros y nuestro propósito. Hemos realizado la reflexión. Ya sabemos quienes somos y que queremos. Guauuu! no es poco.

Ahora nos toca la revisión. ¿Cómo estamos interactuando con el mundo? Deberemos hacernos multitud de interesantes preguntas en relación a los nueve componentes del modelo de negocio. A partir de las respuestas sabremos que añadir, que eliminar, que aumentar y que reducir. Tendremos un modelo de negocio redibujado. Fantástico!!!

Y luego entra lo que nos decía Javier, poner en práctica algunos de los principios de lean startup. Por ejemplo, testar el modelo, trabajar un prototipo, …

Tendremos que planificar, ejecutar y evaluar; modificar, procesos y procedimientos;  redefinir roles; incluir nuevas tareas y funciones en nuestra vida diaria; … Y todo eso tanto si hablamos como ahora de modelo de negocio personal como si hablamos del empresarial. Tal vez la escala sea distinta pero el proceso es semejante.

Y aquí, como al principio del discurso vuelven a aparecer:

  • las habilidades, conocimientos y personalidad de cada uno: la competencia y el talento individual;
  • la capacidad de aprender a aprender a desaprender y a aprender de nuevo;
  • la capacidad de olvidar viejos hábitos y adoptar de nuevos;
  • abandonar viejas creencias y reconciliarnos con nuestros valores personales.

No es fácil pero es posible

Toda un esfuerzo que vale la pena por que nos conducirá a alcanzar nuestro propósito.

¿Yo me apunto? ¿Y tu?


Actitud Emprendedora (R)

16 de noviembre de 2013

Aprender a Emprender

 

Con  mi socio  colaboramos como miembros del COPPIB  con el COTME en su programa +qe “MÉS QUE EMPRENEDORS. Formación y Tutorización de Planes de Empresa”.

Este es la entrada que publiqué el domingo pasado en nuestra web :

“En su edición en Calvià, en colaboración con el IFOC, nos encargamos de las sesiones que bajo el nombre de “Actitud Emprendedora” tratan las llamadas competencias personales y sociales. Es decir, las competencias que se dan por ya adquiridas cuando hablamos de marketing, contabilidad, finanzas, recursos humanos, fiscalidad, planificación estratégica, …

Pues resulta que estas competencias no nos vienen de fábrica como una mano o un pie. Las vamos adquiriendo a medida que desde recién nacidos nos relacionamos con el entorno y nos socializamos. Eso si, tenemos la capacidad para aprender los conocimientos, desarrollar las habilidades y si lo deseamos, modificar y adecuar las actitudes y conductas que llevan implícitas.

El espíritu emprendedor viene a ser la capacidad para reconocer oportunidades, implementar resultados, buscar la independencia y estar orientados a la acción y el rendimiento. La actitud del espíritu emprendedor es la combinación de curiosidad, creatividad, auto-responsabilidad, auto-determinación, …

Mucha literatura hay en este sentido en los últimos 5 años. De lo último que se ha publicado es el libro APRENDRE D’EMPRENDRE Com educar el talent emprenedor.Os lo podéis bajar siguiendo el link.

En el, sus autores, empiezan hablando genéricamente de competencias y de como se pueden adquirir para luego pasar a definir la competencia Aprender a Emprender. Recogen toda una serie de definiciones y las resumen según los rasgos comunes que aparecen en ellas:

• capacidad para configurar la identidad personal;
• capacidad para reflexionar y asumir con responsabilidad las consecuencias de los propios actos;
• capacidad para transformar idees en actos;
• capacidad para planificar y gestionar proyectos vitales y profesionales;
• capacidad para generar cambios en innovación en cualquier entorno.

Estas son las características de la competencia Aprender a Emprender

En el esquema que aparece en el inicio de la entrada aparecen los cuatro indicadores, que han definido los autores, a partir de los cuales podamos organizar su aprendizaje y evaluación.”

A día de hoy ya hemos realizado dos sesiones y seguimos en ello.

 


De la Gestión Personal del Conocimiento (PKM) a los Entornos Personales de Aprendizaje (PLE)

25 de febrero de 2013

Can Pere Antoni, Palma (Mallorca)

Suele ser muy interesante, para no perder el foco, girar la vista atrás para ver los recorridos de los conceptos, modelos, metodologías, herramientas, etc. y así poder enfocar mejor nuestros conocimientos a la resolución de nuestras necesidades.

La Gestión Personal del Conocimiento (PKM) es un término del que se empezó a hablar a finales de los 90 y sigue vigente en nuestros días. Viene de integrar el término de la Gestión Personal de la Información (PIM) desarrollado a partir de la Psicología Cognitiva, que nos explica como las personas aprenden y recuerdan, resuelven problemas y toman decisiones, y como hacen un uso inteligente de la información disponible.

La Gestión Personal del Conocimiento (PKM) se define como el conjunto de procesos que una persona usa para recoger, clasificar, almacenar, buscar, recuperar y compartir conocimientos en sus actividades diarias y la forma en que estas actividades dan apoyo a los procesos de trabajo. Es una respuesta a la idea de que los trabajadores del conocimiento necesitan cada vez más ser responsables de su propio crecimiento y aprendizaje.

 Se trata de un enfoque de abajo hacia arriba para la gestión del conocimiento, en comparación con más tradicional, de arriba hacia abajo.

Ya lo hemos hablado en posts anteriores. Es la hora de tomar la iniciativa de nuestro crecimiento profesional y no esperar que las organizaciones se ocupen de ello.

A partir de aquí un primer camino nos lleva a la necesidad o predisposición de conectar con otras personas y poner en común este conocimiento y, realmente, todo el proceso de su elaboración.

El otro camino complementario del anterior y también inevitable .es el que relaciona la gestión del conocimiento personal con las tecnologías Web 2.0. y con el conectivismo.

Por evolución y por mutación de ahí surgen la Redes Personales de Aprendizaje (PLN) y posteriormente los Entornos Personales de Aprendizaje (PLE).

El proceso que establecemos pasa por:

  • Buscar y encontrar la información.
  • Reflexionar, (no sé si esta es la mejor traducción de “sensing” o “sense”) hacer nuestra, personalizar, poner en práctica, experimentar, lo aprendido
  • Compartir intercambiando la información, las fuentes, las reflexiones, ideas y conclusiones de nuestras experiencias.

Lo que antes hacíamos (los seniors como yo) en las bibliotecas o departamentos de las universidades, en las tertulias, conferencias y congresos o carteándonos con nuestros contactos, ahora lo hacemos a través de la red.


Llámale aprendizaje colaborativo, co-learning o cómo quieras

12 de febrero de 2013

Pescando al atardecer. Puerto de Palma (Mallorca)

Los antecedentes son tres post que iban desgranando la cuestión y eran acumulativos como toca ser.

Viernes 8 de febrero Laura Rosillo escribe: ¿Tienen futuro los Centros de Formación? al dia siguiente Virginio Gallardo escribe: El futuro de la formación será social en comunidades y, finalmente, ayer Mari Carmen Martín afirmaba: Nuevos tiempos para el talento y la función de personas

La evolución tecnológica nos ha llevado y seguirá llevando con mayor fuerza a cambios muy profundos en nuestros hábitos de trabajo, en nuestra manera de gestionar información, en el lugar donde trabajamos. (Yo ahora estoy escribiendo este post en un espacio de coworking donde tengo alquilada mi mesa por semanas y comparto habitación con una editora, un programador, mi socio y alguien a quien aun no conozco. Pero lo empecé a escribir ayer en mi casa y había leído los posts a los que me refiero en el autobús).

Surgen con fuerza nuevas o no tan nuevas dinámicas en donde el co es el prefijo: coworking, colaboración, cocreación, crowdsourcing, colearning…. Los proyectos ya no pueden ser individuales.

El mundo del trabajo está en transformación. Por una parte algunas empresas optan por contratar o subcontratar en el momento y lugar preciso a colaboradores especializados que sean capaces de integrarse en los equipos de sus  de proyectos, o a equipos completos. Otras por dotarse de trabajadores muy versátiles capaces de cambiar de puesto, de rol o de funciones después o durante cada proyecto.

Desaparecen oficios y profesiones y otros se trasforman o aparecen nuevos a un ritmo que el sistema educativo formal es y será durante muchos años incapaz de absorber.

Los perfiles cambian, las competencias necesarias varían, aparecen nuevas tecnologías, nuevos conceptos y los puestos de trabajo se vuelven líquidos.

Visto desde fuera de las empresas, los profesionales, los knowmads, deberemos estar en constante cambio conectados en redes que serán de aprendizaje: comunidades de aprendizaje, comunidades virtuales de talento, ….

Que irán tomando diversos nombres, utilizando metodologías cambiantes, adecuadas a cada momento. La gamificación o los Entornos Personales de Aprendizaje serán algunos instrumentos, pero habrá muchos más entrelazados.

Seremos contratados, reclutados o invitados a formar parte de proyectos y contrataremos e invitaremos a formar parte de nuestros proyectos a partir de lo que hagamos nosotros y sepamos que hacen los demás mediante estas conexiones en red.

Los profesionales no solo deben estar conectados entre sí y con múltiples partes interesadas, para su desarrollo personal, sino también para el desarrollo de sus empresas. Y los directivos y propietarios que no entiendan eso seguramente se equivocaran.

Dentro de las empresas será necesario impulsar igualmente estos procesos y romper las paredes y barreras que impiden a las intranets conectarse con el exterior.

Las y los que nos dedicamos a acompañar a los profesionales y a las organizaciones en los procesos de cambio a través del aprendizaje, lo debemos tener claro. Necesitamos entrenarnos en estos nuevos entornos. Seguir investigando y nosotros también, y en primer lugar establecer estas redes de profesionales de que estamos hablando. Ya estamos tardando. En esto, muchos docentes del sistema educativo formal nos llevan ventaja. Deberemos aprender de ellos y con ellos y trabajar en las redes y comunidades de aprendizaje fuera del sistema educativo.

Por supuesto ya hay quien está ahí. Si me lees contacta conmigo quiero aprender co-ntigo.

Y leed los posts citados si no lo habéis hecho.

 PD: De la visión que nos presenta Mari Carmen Martín de las circunstancias generacionales en el entorno laboral actual, tal vez hablemos otro día. Lo que creo que es importante señalar es la necesaria interacción generacional. En otros posts hemos hablado de ello.


El curador de contenidos (parte primera)

3 de diciembre de 2012
S'Estanyol (Mallorca)
Los que me conocen y siguen saben que estoy andando un camino iniciático de renovación profesional. Este transitar me permite ir encontrándome con las huellas o la sombra de las que transitan por los senderos que cruzo o que hago míos por un tiempo. A veces incluso las veo y alcanzo, pudiendo hablar con ellas.
Estos últimos tiempos han sido exitosos en este sentido:
El 24 de octubre pude ver la presentación de Enrique Dans en la charla inaugural del ITworldEDU en CosmoCaixa, Barcelona
“Necesitamos desarrollar en los alumnos las habilidades que van a necesitar para su futuro: buscar información, cualificarla, reseñarla, manejarla, producirla, comentarla, compartirla, …
El 23 noviembre estuve en la conferencia de Cristóbal Cobo en Chile, donde realizó esta presentación en el marco del Encuentro Nacional de Informática Educativa ExpoEnlaces.
“… Nuevos mecanismos para reconocer los conocimientos habilidades (blandas) adquiridos por vía no formal.”
El 28N visioné la presentación utilizada por Alicia Cañellas en la sesión de formación dirigida al claustro docente d’IL3-Universitat de Barcelona. (27 Novembre 2012).
El curador…” Lleva a cabo una selección, clasificación y publicación de contenidos, utilizando para esto sus conocimientos profesionales y su experiencia”.
El 30N veo la presentación Ple social media. Entornos Personales de Aprendizaje colgada por Dolors Reig y realizada con motivo del SMMUS, un mes antes.
 «un intermediario crítico del conocimiento que busca, agrupa y comparte de manera continua lo más relevante».
Todas estas presentaciones forman parte de mi ecosistema en mi Scoop.it! Plan de Aprendizaje al que os invito.
Y todo eso desde mi casa y en el momento que consideré más oportuno.
Si las habéis visto o ahora les dedicáis un tiempo, veréis por donde me muevo y cuales son algunas de mis fuentes, no todas, de información y conocimiento. Y todo eso gracias a que ellas han querido compartirlos.
También comprenderéis porque lo son (fuentes de conocimientos) y porque de cada vez más creo en las figuras del curador y del facilitador cuando hablamos de los procesos de aprendizaje.
Creo que cuanto más tardemos en incorporar estas teorias, metodologias, experiencias al mundo laboral y a la formación continua, más tardaremos en avanzar hacia nuevos modelos de producción y de servicios basados en otras formas de relacionarnos
Estoy en ello.

¿Somos responsables en el trabajo?

19 de noviembre de 2012

Cuando hablamos de responsabilidad en el trabajo podemos poner el foco en la dirección empresa -> trabajador o en la dirección trabajador -> empresa.

En este articulo  y teniendo en cuenta que hablamos de empleabilidad y emprededuria, pondremos el foco en nosotros como trabajadores, por cuenta ajena  o emprendedores.

Una persona responsable es la que toma decisiones conscientemente y acepta las consecuencias de sus actos u omisiones estando dispuesto a rendir cuenta de ellos.

Una persona responsable es la que toma las riendas de su existencia y se hace responsable de ella.

Por tanto, en el puesto de trabajo, una persona responsable es la que asume las funciones de su puesto cumpliendo con sus obligaciones.

La persona responsable toma la iniciativa para resolver las cuestiones que se le plantean y moviliza los recursos a su alcance para resolverlas.

¿Qué puedo hacer? ¿De qué medios dispongo?

Las  personas que somos  responsables en el trabajo, al igual que en las otras facetas del día a día, asumimos  que:

  • Somos responsables de lo que decidimos hacer y hacemos.
  • Somos responsables de como gestionamos nuestro tiempo.
  • Somos responsables del empeño que ponemos en cumplir con nuestros compromisos y obligaciones.
  • Somos responsables de como nos relacionamos y comunicamos con los demás.
  • Somos responsables de nuestra integridad física, intelectual, emocional, …
  • Somos responsables de nuestra actitud y de nuestras acciones relacionadas con las cosas y conductas de otras personas sobre las que no tenemos control.

Estamos hablando de autoresponsabilidad.

Por supuesto, no tenemos el control sobre todas las cosas, y no podemos evitar que nos sucedan determinados acontecimientos.

Si nos hacemos responsables de asuntos que están mas allá de nuestro  control  no podremos evitar no  alcanzar nuestros objetivos.

Pero, para poder ejercer nuestra responsabilidad en el trabajo necesitamos conocer nuestras capacidades y saber lo que depende de nosotros.

No es excusa: Es que a mi no me dijeron, es que mi puesto no esta definido, es que no depende de mi, es que el procedimiento …

Actuemos, actuemos y actuemos.

Y si no sabemos cuales son nuestras responsabilidades en el puesto de trabajo, si no nos las cuentan, debemos preguntar.

También somos responsables de resolver nuestras dudas y de averiguar que se espera de nosotros.

Yo suponía,  yo imaginaba, yo me creía que, no son buenas respuestas. Y no me refiero ante los demás, si no ante nosotros mismos. Porque al final será nuestra autoestima la que va a resultar dañada. y nosotros somos responsables de nosotros.

Y la verdad, y hasta cierto punto, ya nos hemos pasado en no preguntar, en no actuar y en dejarnos conducir.

Y en estas estamos. Tomemos las riendas de nuestra existencia y seamos responsables en nuestro trabajo y en nuestra emprendeduria.


A %d blogueros les gusta esto: