Aprendizaje Emocional: Revisión primera ronda. Los ritmos deben ser distintos forzosamente

1 de septiembre de 2018

Finalizada la ronda de las primeras sesiones individuales del “proceso de aprendizaje emocional” toca hacer balance y afinar en la preparación de la de las segundas sesiones.

La ronda se alargó durante todo el mes por cuestiones de agenda de los 7 participantes y mia. Me doy cuenta que será imposible mantener un ritmo de dos rondas mensuales debido a mis compromisos. Seguramente funcionaremos a razón de dos sesiones individuales a la semana. Ellos tendrán entre tres y cuatro semanas entre sesión y sesión. Pensamos que esto tampoco va a ser un inconveniente para el aprendizaje. Les implicará una menor carga de trabajo y de horas fuera de su jornada de trabajo habitual. Y si lo desean, tendrán más tiempo para realizar las actividades intermedias y reflexionar sobre ellas.

Montar las sesiones a media tarde en una cafeteria tranquila, bien climatizada, y  con vistas agradables nos funciona. Montarlas al mediodía en una cafetería de polígono mientras se come, no nos funciona.

Según la fecha de las sesiones, han pasado entre diez y treinta y cinco días de la sesión grupal. Esta diferencia parece que no afecta mucho a lo que recordamos de ella, pero si que según cada persona el recuerdo de los contenidos y de las sensaciones vividas en su momento es distinto en intensidad.

No es la primera sesión individual que tenemos. Venimos trabajando con los más antiguos cuatro años y los otros ya me han encontrado cuando se han incorporado. No hacen falta presentaciones y no cuesta nada romper el hielo. Estuvimos juntos en la sesión grupal y luego compartimos paella. O sea que parte del camino ya está hecho.

¿Se muestran satisfechos con el curso? Les gustó que se hablaran de esos contenidos y se utilizara la metodologia que se utilizó.

¿Cual es el nivel de adquisición de conocimientos? Varia de unos a otros por sus distintas circunstancias

  • Conocimientos previos: Desde quien conocía un 80% de los mismos a quién le eran completamente ajenos.
  • Habilidades y práctica en el aprendizaje “formal”. Diversidad desde el fracaso escolar y abandono a estudios especializados. Dificultades para mantener la atención. Falta de hábito en solicitar aclaraciones. Falta de habilidades para retener la información
  • Dominio del lenguaje oral y escrito: Dificultades en la comprensión verbal y escrita. Falta de vocabulario.

Precisamente por eso en parte son necesarias estas sesiones individuales, y confirmamos que con cada participante llevaremos un ritmo diferente por caminos más o menos paralelos que al final nos llevaran a un mismo lugar.

Ritmos

M. Sbert 2018

¿Identifican todos y de igual forma el para qué de este proceso de aprendizaje? Identifican que este aprendizaje proporcionará una mejora del conocimiento personal y de como “sentirse y comportarse”  y que esto influirá en la mejora frente a la carga de trabajo, a la relación con los compañeros y con los clientes y en suma hará más agradable el trabajo.

¿Ven beneficioso para ellos el trabajar en la línea de la educación emocional y que se alinea en sus necesidades? Mientras que para una (“casualmente” la única mujer) lo ve fundamental, para otros es necesario, es positivo, “siempre lo que propone la jefa que aprendamos es bueno para nosotros” o “nunca esta mal aprender cosas nuevas”. Nos encontramos con convencidas y con totalmente escépticos pero abiertos a nuevos aprendizajes. Esto coincide con los que creen que “ya se nace” o que “el árbol de mayor es dificil de enderezar” En suma, creencias que habrá que trabajar individualmente.

¿Estan dispuestos a participar y se comprometen con este proceso? “Si, claro”; “Si, si lo propone la jefa”, “Si, algo aprenderemos”. Afortunadamente el “si, claro” son la mayoría. De lo contrario la sesión grupal a la que nos referimos, hubiera fallado en el objetivo principal de provocar la necesidad de querer seguir aprendiendo en este campo.

En este momento de las sesiones individuales pasamos a trabajar:

  1. Dudas sobre los contenidos de la sesión inicial. No salen muchas. cuesta arrancar en frío. Se deja para más adelante cuando vayan “saliendo cosas”
  2. Revisión de la “prueba de aprovechamiento” que hicimos. A partir de esta prueba, de la que yo personalmente no estaba nada satisfecho y no me apetecía pasar, si que pudimos repasar los contenidos y revisar cuales eran los errores y malentendidos. Los había que habían cometido más de un 50% de errores y otros que no habían cometido ninguno. No solo hemos clarificado el error si no que hemos analizado por que se produjo: dificultad en entender el contenido o en interpretar la pregunta, por ejemplo.
  3. Revisión del cuestionario de habilidades emocionales. Este cuestionario inicial planteado desde el principio del diseño del proceso y a propuesta de la dirección nos va a servir como referente de mejora al compararlo con uno  de final. Pero también nos dará mucho juego ya que analizándolo con cada uno de ellos vemos cuales son los items con los que se sienten satisfechos y que realmente existen áreas en las que el aprendizaje emocional podrá influir en su mejora. En otra sesión priorizaremos las áreas a trabajar.

Antes de finalizar la sesión hemos propuesto la actividad a realizar antes de la próxima. Proponemos, y aceptan llevar un diario emocional simplificado y cada uno a su ritmo en el que registren las situaciones que les resulten más significativas. Les proporcionamos una plantilla y desarrollamos conjuntamente uno o más ejemplos hasta que no quedan dudas.

Ahora es el momento de cerrar la sesión con el compromiso de realizar la actividad y analizando com o nos hemos sentido en la sesión.

Por qué los responsables de formación y los facilitadores:

  • Nos seguimos empeñando en lanzar formaciones iguales para todos y todas.
  • Desconocemos completamente la organización y no tenemos un mínimo acercamiento inicial.
  • Seguimos sin comprobar si hay incorporación de estos aprendizajes.
  • Seguimos sin dar importancia a la educación emocional para el puesto de trabajo (y para todo, claro).

Aquí tenéis un enlace a un artículo divulgativo que os puede servir si no sabéis lo que es un Diario Emocional. Hay artículos académicos y libros que os pueden dar más detalles.

Seguimos! #workingoutloud

Anuncios

Hacer lo que pensamos nos gustaria que hiciera todo el mundo

26 de agosto de 2018

Prefiero no terminar la semana sin publicar algo y aunque me había propuesto haberlo hecho antes de llegar al fin de semana esta vez, como muchas, no ha ocurrido.

La causa ha sido el considerar prioritario en mis tareas de la semana avanzar en la redacción de un proyecto que hay que entregar en los próximos días. Como muchas otras veces me equivoqué calculando el tiempo que me llevaria hacer mi propuesta y cada dia pensaba que al siguiente tendría tiempo de hacer mi próxima tarea y no ha sido así. Parece no ser demasiado problema ya que tengo margen para mis siguientes compromisos con clientes “externos”, la priorización de momento es la correcta. Como siempre, los que sufren en el ajuste del orden en las tareas y las que se caen de la lista son las comprometidas con mis “clientes internos”. Me refiero a los clientes internos que tenemos todos, tanto los que son profesionales contratados por cuenta ajena como los autónomos. estos clientes son mi familia y yo.

Lo que salta de la lista es arreglar el jardín, ver un capítulo de una serie, leer un libro o hacer alguna tarea de la casa que si no la haces tu la tendrá que hacer otra persona, tu pareja por ejemplo. Bueno, ver el capítulo de la serie o leer una novela tal vez solo te afecte a ti y no tenga repercusiones en tu entorno si consigues mantener un buen estado de ánimo al dejar de hacerlo. No limpiar el jardín si nadie lo hace por ti será una tarea que se acumulará  y tal vez tenga consecuencia en la supervivencia de algunas plantas más allá del aspecto estético, pero nada más. No hacer una tarea domestica que alguien tendrá que hacer por ti si que tiene repercusión. ¿Has pedido esa colaboración?, ¿Realmente es más importante lo que tu tienes que hacer que lo que tiene que dejar de hacer la otra persona para hacer lo que tu dejas de hacer? ¿Detrás de tu decisión de “delegar” para poder dedicarte a otra cosa puede haber algún prejuicio, tal vez machista incluso?.

Estas reflexiones las hago pensando en mi dia a dia domestico de autónomo. Las podria hacer perfectamente recordando mi dia a dia dentro de una empresa cuando también desde una posición jerárquica de iguales o superior dejaba de hacer algo que recaía en más tarea para otro.

Justo antes de empezar a escribir este artículo estaba leyendo  Why You Should Be Kind to People You Hate y seguramente me ha inspirado con su reflexión kantiana.

 

¿Hacer lo que pensamos que nos gustaria que hiciera todo el mundo ayuda a que todo el mundo haga lo que pensamos que debería hacer?

Pues seguramente es un principio y seguramente la respuesta es si. En todo caso, como mínimo habrá una persona que lo hará. En nuestro papel de padres, maestros, jefes, … nuestro ejemplo es importante. De eso también pienso debatir en las sesiones de aprendizaje emocional.

Esta semana he seguido con las sesiones individuales de apoyo al aprendizaje emocional. Las respuestas al por qué estamos haciendo esto han sido: “Si nos conocemos mejor a nosotros mismos trabajaremos mejor” “Si conocemos mejor nuestras emociones nos relacionaremos mejor con nuestros compañeros.””Aprender a afrontar situaciones negativas”.

Mientras escribía este artículo bajo un ombráculo de una Campsis radicans escuchaba  Frédéric Chopin 24 preludes, NiKolai Lugansky como resultado de haber leído El piano mallorquín de Chopin acabó en manos de los nazis

Seguimos #workingoutloud


Regulación y Afrontamiento Emocional

13 de agosto de 2018

Sigo con la tarea que comenté en el artículo anterior leyendo documentos académicos en relación a las competencias emocionales y esta semana me propuse revisar los estilos y estrategias de regulación o afrontamiento emocional.

En algunos artículos de divulgación se confunden ambos términos pero podemos diferenciarlos de la siguiente manera:

regulación emocional: “Éste término se utiliza para designar todos aquellos procesos que tienen la función de modificar tanto la experiencia subjetiva como la expresión exterior de cualquier emoción, positiva o negativa.” (Etxebarria, 2002)

Para Rafel Bisquerra, la regulación emocional es la capacidad para manejar las emociones de forma apropiada. Supone tomar conciencia de la relación entre emoción, cognición y comportamiento; tener buenas estrategias de afrontamiento; capacidad para autogenerarse emociones positivas, etc. “Aceptar que los sentimientos y emociones a menudo deben ser regulados. Lo cual incluye: regulación de la impulsividad (ira, violencia, comportamientos de riesgo); tolerancia a la frustración para prevenir estados emocionales negativos (ira, estrés, ansiedad, depresión); perseverar en el logro de los objetivos a pesar de las dificultades; capacidad para diferir recompensas inmediatas a favor de otras más a largo plazo pero de orden superior, etc.”

afrontamiento emocional: “El afrontamiento es un concepto muy próximo, pero más limitado: se refiere únicamente a la regulación de las emociones negativas.”

Entendemos como emociones negativas aquellas que implican sentimientos desagradables y la valoración de la situación como dañina. Normalmente la lista  incluye: miedo, ansiedad, ira, hostilidad, tristeza y asco. Que quede claro que aunque las llamemos negativas son necesarias para nuestra supervivencia y desarrollo social.

Para Rafel Bisquerra, las habilidades de afrontamiento son las que nos permiten “afrontar retos y situaciones de conflicto, con las emociones que generan. Esto implica estrategias de autorregulación para gestionar la intensidad y la duración de los estados emocionales.”

Estrategias de regulación emocional

Esquema simplificado adaptado de varias fuentes M. Sbert 2018

En cualquier caso podemos tener en cuenta dos enfoques según sea nuestra actitud y comportamiento frente a las emociones y estados emocionales proactiva o reactiva.

Me refiero a que si nuestro comportamiento frente a las emociones es reactivo casi siempre estaremos en una situación de afrontamiento que probablemente terminen en la utilización de estrategias desadactativas que conducen a empeorar y prolongar las emociones negativas.

Mientras que si nuestro comportamiento frente a la regulación de las emociones es proactivo, probablemente tengamos el mismo número de situaciones a priori negativas, debe ser así y en ningún caso debemos reprimirlas, pero estaremos entrenados para afrontarlas desde un primer momento con estilos de respuesta adaptativos que van a disminuir en gran manera su impacto.

Aunque siempre debemos tener en cuenta persona y contexto, los estudios científicos señalan que hay unas estrategias de afrontamiento más adecuadas que otras para resolver positivamente determinadas situaciones y estados emocionales.

Las estrategias de afrontamiento más activas y resolutivas implican una reinterpretación positiva de la situación

  • la resolución de problemas,
  • la regulación emocional,
  • la expresión emocional,
  • el pensamiento positivo,
  • la reestructuración cognitiva,
  • la distracción
  • la aceptación

Las estrategias más pasivas o que implican centrarse demasiado en las propias emociones no ayudan a resolver positivamente la situación

  • evitación
  • negación
  • ilusión
  • rumiación
  • inacción
  • escape

Visto en www.infocop a partir de una investigación de Carver et al. (1989)

Entonces, si sabemos todo esto

¿Por qué no nos preparamos con una adecuada educación emocional?

¿Por qué en las empresas no se valora la educación emocional de sus empleados y no se cuida y se hacen acciones de aprendizaje que la mejoren?

Tal vez hagan falta muchas más investigaciones y divulgación sobre la correlación entre educación emocional y competitividad

Lo hablamos?

Seguimos #workingoutloud

Referencias:

¿Existen estrategias de afrontamiento y de regulación emocional más adecuadas que otras?

Competencias emocionales  www.rafaelbisquerra.com/es/

Etxebarria, I. (2002). La regulación de las emociones. En P. Fernández y N. Ramos (Eds.), Corazones inteligentes (pp. 449-476). Barcelona: Kairós.


Habilidades sociales vs Competencias emocionales

4 de agosto de 2018

Estos días estoy preparando unas sesiones grupales de aprendizaje en relación a las competencias emocionales y lo hago a la vez que estoy realizando las sesiones individuales que comentava en: Aprendizaje emocional: el inicio de un proceso individual facilitado por la empresa. Ambas actividades se alimentan entre si facilitándo mi trabajo normalmente disperso en muchos temas.

El proceso empieza con la preparación de contenidos y actividades. Los objetivos y la metodologia ya fueron pactados con el cliente así como, en líneas generales, también los contenidos. Esta preparación, si hace algunos meses que no he “tocado” este tema,  empieza por acudir a mis fuentes habituales de información y, utilizando palabras claves acceder a nuevas publicaciones.

Así se van actualizando los contenidos y ampliando la base desde donde seleccionarlos. En general, no se pueden ampliar en cantidad los contenidos así que la mejor opción es seleccionarlos teniendo en cuenta los objetivos, el perfil de los participantes previstos y otras circunstancias en relación al proyecto de aprendizaje.

Es cuando descubres que hay nuevos enfoques, que algunos paradigmas han perdido fuerza, que algunas investigaciones han demostrado la inconsistencia de algo que dábamos por bueno y que ahora se demuestra que no tiene validez.

Eso pasa con todo lo que envuelve lo que podemos llamar la educación emocional. Muchas veces hemos querido simplificar los conceptos hasta convertirlos en pura anécdota y luego esta anécdota se ha convertido en dogma. Y nos quedamos enganchados en “los tres cerebros”, o en “los dos hemisferios” o … y, a lo que tiene una cierta base anatómica le atribuimos unas cualidades que en absoluto estan demostradas.

Entonces llenamos nuestras presentaciones de dibujitos y frases grandilocuentes y nuestros espectadores se quedan con la anécdota pero no con lo que hay de verdad detrás y hasta donde llega esta. Y pecamos de reduccionismo. La amígdala puede ser cierto que sirva para … pero a lo mejor está demostrado que no siempre es solo la amígdala, o que en ocasiones la función la ejerce otra parte, o que ella puede ejercer otras funciones, …

Normalmente necesito deconstruir todo mi discurso anterior para preparar uno nuevo con cosas del viejo y muchas nuevas. Y también darle un nuevo enfoque.

Y no porque esté de moda si no porque algo, lo justifique. por ejemplo, he estado hablando muchas veces de “habilidades sociales y comunicación”, pasando muy por encima de la cuestión de las emociones para correr hacia la “escucha activa”, “empatia” y “asertividad”. No es que estas habilidades o competencias hayan pasado de moda o ya no sean importantes. Lo son y mucho. Pero he ido aprendiendo que la fase previa es la realmente importante. Saber qué son las emociones y cómo gestionarlas es necesario y no podemos saltarnos esta parte. Si uno no se conoce y regula a si mismo, si no sabe comprender a los demás no podrá mejorar su empatia y asertividad. Eso ya lo sabia pero me olvidaba de ello cuando el cliente me encargaba un curso sobre “habilidades sociales y comunicación”

A partir de ahora les diré que no podemos empezar por el tejado y que todas estas generaciones que han tenido déficit de educación emocional necesitan aprender paso a paso las competencias emocionales sin saltarnos toda la primera parte, la que hace referencia a la consciencia, regulación y autonomia personal.

Seguimos #workingoutloud


A %d blogueros les gusta esto: