Cómo asumir responsabilidades profesionales

10 de noviembre de 2012

Según Isabel Guedea, en su artículo “Las demandas de las empresas” incluido en el estudio “Competencias genéricas y transversales de los titulados universitarios” publicado por el ICE de la Universidad de Zaragoza (2008), la Universidad Carlos III, llevo a cabo un estudio en el que participaron más de 300 empresas y en el que se les plantearon 25 competencias transversales, de las cuales, debían elegir las consideradas como muy importantes por las organizaciones. Las primeras fueron:

• Capacidad de aprendizaje (85,4%)

• Trabajo en equipo y cooperación (73,7%)

• Responsabilidad en el trabajo (67,4%)

• Actitud positiva y optimismo (60,1%)

• Flexibilidad/capacidad de adaptación a nuevos entornos (58,7%)

• Orientación al cliente (58,2%)

• Resolución de problemas (56,8%)

Actualmente estamos realizando en PalmaActiva un curso  para emprendedores en relación a la primera de esas competencias: “Capacidad de Aprendizaje”.

En una semana vamos a empezar otro curso para trabajar con la tercera de esas competencias: “Responsabilidad en el trabajo”.

Teresa Pozo afirma que “Responsabilizarse significa asumir compromisos. Y asumirlos bien. Es decir, responsabilizarse no es “resignarse a”, o pensar “esto es lo que me ha tocado a mí”. Muy al contrario, responsabilizarse significa asumir con entusiasmo aquellas exigencias que tengo la oportunidad de afrontar.”

Muchas empresas consideran que no es rentable contratar a una persona a la que no le gusta el trabajo que realiza y que lo hace a desgana y solo por el dinero. En estos casos, se suele dudar del nivel de compromiso que tendrá la persona en el desempeño de sus funciones.

Por otra parte, la mayoría de clientes solo encargan sus trabajos a profesionales a los que además de aptos para el desarrollo de su profesión, son considerados responsables y de ellos se espera, si se da el caso, la implicación  en la mejor solución.

“En el sector profesional, la responsabilidad se caracteriza por los siguientes parámetros:

1.Actitud disciplinaria: alineación con el cumplimiento del orden, la puntualidad, la pulcritud y la diligencia.

2.Interiorización del rol profesional: actualización de conocimientos, metódico ejercicio profesional y comprensión de la ética.

3.Búsqueda de la excelencia: notable esmero profesional tanto en la dedicación de tiempo como en la calidad de la ejecución.

4.Tenacidad: fuerza, tesón y perseverancia en el logro de los ideales.

5.Orgullo profesional: sensibilidad al placer y disfrute ante el trabajo bien hecho.”

Estas son las habilidades que debemos desarrollar,

¿Té apuntas?


Aprender a aprender

21 de octubre de 2012
La competencia más valorada, o una de las que más para la empleabilidad y el emprendimiento es la  “capacidad de aprender”.
El aprendizaje va ligado a la motivación al cambio. Deseamos poner  en valor la información transformándola en conocimiento y en práctica.
Necesitamos del aprendizaje continuo si queremos que cada día sea diferente al anterior y que con el ejercicio de nuestra profesión o el desempeño en nuestro puesto de trabajo haya un valor añadido que nos aporte el sentimiento de tranquilidad que nos da la mejora continua.
Actualmente, tanto si trabajamos por cuenta ajena y como si lo hacemos por cuenta propia, la única estrategia posible es desarrollar la capacidad de cambiar a través del aprendizaje, para garantizar nuestra adaptación al entorno en constante evolución.
Las empresas valoran esta capacidad que nos permitirá, cambio, innovación, resolución de problemas, toma de decisiones, …
¿Podemos aprender a aprender?, Veamos:
  • Debemos estar motivados para hacerlo. Sin motivación, no será fácil.
    • Mejor si tenemos un objetivo, una finalidad, una meta.
  • Nuestro tiempo es valioso debemos aprovecharlo.
    • Mejor si sabemos estrategias de aprendizaje.
  • En nuestro alrededor existen muchas oportunidades de aprendizaje.
Un Entorno Personal de Aprendizaje para emprender con éxito
Por supuesto, será colaborativo.
¿Te apuntas?

Competencias para emprender

7 de octubre de 2012

 

El emprendedor deberá poseer un buen nivel de toda una serie de competencias. En esto estamos todos de acuerdo. En lo que si hay diferencias es en cuales son las competencias más importantes para un emprendedor.

José Antonio  Marina  nos señala que la Comisión Europea define el Espíritu Emprendedor como la “capacidad para provocar uno mismo cambios y la habilidad para aceptar y apoyar cambios producidos por factores externos”. Incluye la aceptación del cambio, asumiendo la responsabilidad de las propias acciones marcando objetivos y alcanzándolos y teniendo motivación para lograr el éxito. Conlleva el conocimiento de las oportunidades existentes con el fin de identificar las más adecuadas para los propios proyectos personales, profesionales y/o de negocios. Siguiendo el mismo articulo de J.A. Marina:

Las destrezas que conforman el Espíritu Emprendedor según la Unión Europea son:

  • Destrezas para planificar, organizar, analizar, comunicar, hacer, informar, evaluar y registrar.
  • Destrezas para el desarrollo e implementación de proyectos.
  • Habilidad para trabajar de forma cooperativa y flexible como parte de un equipo.
  • Ser capaces de identificar las virtudes (o puntos fuertes) y debilidades de uno mismo.
  • Habilidad para actuar con decisión y responder de forma positiva ante los cambios.
  • Habilidad para evaluar los riesgos y asumirlos de la forma y en el momento necesario.
Las actitudes que forman parte de esta competencia son:
  • Disposición para mostrar iniciativa.
  • Actitud positiva ante el cambio y la innovación.
  • Disposición para identificar áreas en las cuales uno pueda demostrar la totalidad.de sus capacidades emprendedoras (en la familia, el trabajo y la comunidad).

A mi me gusta esta propuesta. ¿Y a ti?


¿Y de qué hablamos cuando hablamos de empleabilidad?

13 de septiembre de 2012
 
Hemos dicho que la empleabilidad es la capacidad/habilidad para la consecución y mantenimiento del empleo, así como el logro de mejoras en el mismo.
Estamos hablando de capacidades y habilidades relacionadas con el empleo.
Y por tanto hablamos de competencias.
 
¿Qué son las competencias ?
Hay muchas definiciones, pero creo que nos podemos poner de acuerdo en que son las capacidades que posee una persona en un momento dado para desarrollar eficazmente su trabajo, utilizando:
  • los conocimientos,
  • las habilidades,
  • las destrezas,
  • la comprensión y
  • los atributos de la propia persona.

A estas características o componentes de una competencia también las definimos como:

  • ser (los atributos)
  • saber (conocimiento)
  • saber ser (valores)
  • saber hacer (habilidades o destrezas); a estas se les añade:
  • Poder hacer (aptitud)
  • Querer hacer (actitud)
En resumen:
(Conocimientos + Habilidades + Aptitud +  Actitud) x Experiencia = Competencia.
Al resultado de esta formula, que yo he llamado competencia, creo que otros lo denominan “talento“. No me parece mal.
Hemos dicho “en un momento dado”. Por tanto, la podemos modificar.
 
Todos podemos mejorar nuestras competencias
¿Tú qué haces para mejorarlas? ¿Lo hablamos?

A %d blogueros les gusta esto: